La eficacia del aprendizaje con el método de MosaLingua funciona porque se tienen en cuenta varios conceptos de la ciencia cognitiva y psicológica:

Todos estos títulos pueden parecerte extraños, sin embargo, al leerlos notarás que es fácil comprenderlos y llevarlos a la práctica. Este artículo te ayudará a comprender mejor dónde radica la eficacia de MosaLingua y la razón por la que MosaLingua se diferencia de otros métodos de aprendizaje. Hemos acompañado a más de 10.000.000 de personas en todo el mundo en su aprendizaje, lo cual nos permite tener una idea muy clara sobre nuestra propuesta.

En el siguiente vídeo, podrás ver cómo funciona el método MosaLearning:

 

 

El sistema de repetición por espacios  (Spaced Repetition System)

Todos sabemos que cuanto más repetimos algo, más probabilidades hay de que lo recordemos. Sin embargo, pocos conocen la forma más útil de hacer sus revisiones sin correr el riesgo de olvidarse del contenido rápidamente. La peor forma de aprender algo es repetir 10 veces la misma información justo antes de un examen, ya que se tiende a olvidar algunos días más tarde. Para que la información quede guardada en tu memoria a largo plazo es importante definir espacios de tiempo durante cada revisión.

Nuestra propuesta consiste en un plan de estudio adaptado a cada persona, ya que cada uno de nosotros retiene la información de forma diferente y tiene tiempos de memorización diferentes. Por ejemplo, una persona podría dedicar 5 minutos en su primera revisión, retomar las revisiones 7 horas después, luego 3 días más tarde, otra vez al cabo de 10 días y, finalmente, pasado un mes. Hasta que las palabras se guarden en su memoria a largo plazo. Este plan se puede calcular si se observa y estudia la curva del olvido, que permite revisar un concepto o una palabra justo antes de olvidarla, realizando revisiones con espacios de tiempo definidos (ref. Bahrick & Phelps).

 

el-metodo-mosa-learning-mosalingua

 

MosaLingua utiliza una versión ligeramente modificada del algoritmo de Piotr Wozniak. Si deseas saber más sobre su investigación, lee nuestro artículo sobre el Sistema de Repetición por Espacios de MosaLingua.

 

La revisión activa (active recall)

Las preguntas de Opción Múltiple (QCM), así como otros sistemas de aprendizaje que solo piden elegir la respuesta correcta entre otras respuestas, no son de gran ayuda en el proceso de memorización. Comprender y conocer algo significa ser capaz de sacarlo de la memoria y emplearlo sin dificultad, es un ejercicio que debe realizarse de forma natural. Esto ocurre cuando aprendemos un idioma. MosaLingua utiliza un sistema de tarjetas que te exige esfuerzo pero que es muy eficaz. Además, el hecho de extraer con regularidad la información de la memoria refuerza el proceso de memorización (ref. Pashler et al, 2007).

Para resumir: la revisión activa es el método que ayudará a tus neuronas a acceder a la información rápidamente. Pero eso no es todo: responder a una pregunta explorando en los lugares más recónditos de la memoria y buscando mejorar la pronunciación, y luego recordar la tarjeta aprendida para recibir la respuesta inmediatamente, es muy eficaz y divertido. Es por eso que cientos de personas utilizan las tarjetas para su aprendizaje.

La metacognición

El ejercicio de pensar en la respuesta correcta y luego reproducirla sería incompleto sin la tercera parte que compone este sistema de aprendizaje: la metacognición. Esta teoría propone reflexionar sobre nuestra propia forma de razonar (reflexionar sobre cómo reflexionamos de manera consciente). Cuando realizas tus revisiones con MosaLingua, antes de presentarte la respuesta de la tarjeta que estás aprendiendo, el sistema te pedirá evaluar tu capacidad de memorización (dentro de una escala de 1 a 4). Las investigaciones han demostrado que la autoevaluación permite reforzar el ejercicio de memorización (ref. self-assessment, Sadler, 2006).

La ley de Pareto

La ley de Pareto demuestra que el 80 % de los efectos se deben al 20 % de las causas. Esto se aplica a muchos campos, entre ellos el aprendizaje de idiomas. ¿Sabías que las 100 palabras más comunes representan la mitad de los escritos? (Comprobado en el caso del inglés). Evidentemente no es suficiente con aprender 100 palabras, pero sí es importante centrarse en las palabras más útiles durante una conversación. Empezar por esas 100 palabras te ayudará a ver un progreso rápidamente, lo cual te ayudará a seguir trabajando en tu capacidad de aprender rápidamente y sin grandes dificultades.

Propuestas como el Globish han demostrado que es posible comunicarse usando solo 1500 palabras bien seleccionadas (esto se puede lograr en tres meses con MosaLingua y revisando solo 10 minutos al día). Una vez has aprendido las bases de vocabulario, MosaLingua te propone complementar tu aprendizaje con vocabulario específico según tus necesidades (más de 3000 palabras en la aplicación).

En cuanto al aprendizaje de la gramática, el principio es similar. MosaLingua introduce poco a poco la gramática empezando con estructuras sencillas que te servirán en la mayoría de casos (las sentence patterns, el 20 % que te servirá en el 80 % de casos). Al memorizar reglas sencillas, tu cerebro podrá ayudarte a emplear oraciones en diferentes situaciones comunicativas.

Para comenzar a comunicarte no necesitas conocer todas las reglas gramaticales ni las excepciones a cada regla. Al contrario, a veces saber un montón de reglas gramaticales puede desmotivar a los estudiantes, bloquearlos desde el principio. Si te fijas, cuando hablas no tienes tiempo de pensar en cada regla gramatical que estás usando. Cuando estamos convencidos de la utilidad de lo que aprendemos, la memorización es mucho más sencilla. MosaLingua nunca te hará aprender frases inútiles (p. ej., “Mr. Taylor is rich”), sino que te sugerirá aprender palabras y frases en función de tu nivel, de la lista de las palabras más frecuentes y de tus necesidades específicas. En cualquier caso, tú serás el dueño de tu aprendizaje y siempre tendrás la opción de elegir si una palabra te sirve o si prefieres ignorarla porque crees que no te será de utilidad a corto plazo.

La motivación y la psicología del aprendiz

Aprender un idioma es una experiencia formidable, pero exige esfuerzo y cambios en nuestra forma de pensar y en la forma en que nuestro cerebro deberá trabajar. Por ejemplo, científicos han demostrado que las personas que manejaban al menos 2 idiomas arrojaban resultados diferentes en un electro-encefaleograma que otras personas (ref. Klein et al. 2013), y que hablar más de un idioma retrasaba la posible aparición de Alzeimer (ref. Alladi, y al. 2013).

Además, la causa número 1 de la desmotivación en el aprendizaje y el abandono se debe a la mala gestión de la motivación (que varía con el tiempo). Sin embargo, existen métodos muy eficaces para sobrepasar esos momentos de desmotivación y transformar un trabajo en un hábito agradable. Además, algunas personas, sin saberlo, presentan bloqueos cuando se trata de aprender un idioma (con frecuencia se debe al método de enseñanza que recibieron en la escuela). Es por ello que será necesario olvidar algunas ideas preconcebidas sobre la dificultad del aprendizaje. No se trata de una capacidad especial que tienen algunas personas.

Ninguno de los cambios mencionados se puede hacer de un día para otro, es importante contar con un acompañamiento en las etapas de aprendizaje. Nuestro equipo, compuesto por profesores experimentados, te acompañará durante tu aprendizaje. La mayoría de miembros del equipo han aprendido entre 2 y 6 idiomas (de forma autodidacta) y conocen bien las dificultades que puedes encontrar en el camino. Por eso estaremos dispuestos a darte consejos y proponerte herramientas para aumentar la capacidad de aprendizaje.

El método MOSA Learning

La combinación de estos 6 conceptos forma el método MOSA Learning (Motivating Optimized System for Adaptive Learning) creado por MosaLingua. Buscamos adaptar herramientas más novedosas para crear un método efectivo y adaptado a la última tecnología, buscando siempre un uso interactivo, agradable y de fácil uso.

Referencias/Herramientas:

  • Bahrick, H. P., & Phelps, E. (1987). Retention of Spanish vocabulary over 8 years. Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition.
  •  Pashler, H., Bain, P., Bottge, B., Graesser, A., Koedinger, K., McDaniel, M., & Metcalfe, J. (2007). Organizing instruction and study to improve student learning. Institute for Educational Sciences, U.S. Department of Education
  •  Sadler, P. (2006). The impact of self- and peer-grading on student learning. Educational Assessment, Denise Klein, Kelvin Mok, Jen-Kai Chen, Kate E. Watkins. (2013) Age of language learning shapes brain structure: A cortical thickness study of bilingual and monolingual individuals. Brain and Language
  •  S. Alladi, et al. Nov. 6, 2013 Bilingualism delays age at onset of dementia, independent of education and immigration status.

 

Image by: Patrick Hoesly