Aprender alemán no es precisamente algo fácil. Ya sea por el vocabulario, la construcción de las frases o la gramática. Para ayudarte un poco, en este artículo te desvelamos los «puntos débiles» del alemán que lo hacen… un poco menos complicado, así como algunos trucos para facilitarte el aprendizaje de la gramática alemana. Para acabar, Laura compartirá contigo sus propios trucos en un vídeo.

¡Gramática alemana fácil!

 

Por qué la gramática alemana no es tan complicada

Muchas personas creen que el alemán es una lengua difícil. Hay quien dice «¡La vida es demasiado corta como para aprender alemán!». Pero, si lo dicen, es porque no conocen MosaLingua y no han oído hablar de nuestros valiosísimos trucos 🙂

En MosaLingua, hemos hecho todo lo posible por simplificar la gramática alemana y, sobre todo, por hacerte más sencillo su aprendizaje. Gracias a nuestros trucos, tendrás menos dificultades a la hora de comprenderla y aprenderla, y verás que no es una tarea eterna. Te lo prometemos. Algunas partes de la gramática alemana son incluso más fáciles que la gramática de otros idiomas. A continuación, te contamos el porqué…

1. No hay grupos de conjugación

Algunas lenguas tienen varios grupos de conjugación verbal, con terminaciones diferentes para cada uno. Mismamente en español, por ejemplo, tenemos verbos que acaban en  «-ar», «-er» e «-ir». En alemán, en cambio, no hay grupos diferentes. ¡De modo que la conjugación se simplifica mucho! Todos los verbos terminan igual, y casi siempre se conjugan de la misma manera. Sin duda, con esto ahorramos tiempo y ganamos un poco más de energía y motivación.

2. ¡Una única terminación en los infinitivos y casi no hay verbos irregulares!

De lo anterior se desprende que todos los verbos en infinitivo tienen la misma terminación, y prácticamente no hay verbos irregulares «reales». La mayoría de ellos siguen un determinado patrón, de modo que no hace falta memorizarlos todos, uno por uno… Sólo necesitas conocer qué patrón siguen, comprenderlo y aprendértelo. Son muy pocos los verbos irregulares «reales» que te hará falta memorizar.

3. Pocos tiempos verbales

La gramática alemana no contiene tantos tiempos verbales como otras lenguas. Por ejemplo, no hay un tiempo específico para las acciones que transcurren en este momento, ni tantas formas que describen un hecho imposible, improbable o incierto. Así pues, la cantidad de tiempos verbales que debes aprender disminuye bastante, y sin duda eso facilita el aprendizaje. Es más fácil entender qué forma verbal utilizar para cada tiempo.

¡Y es aún más fácil en el caso del alemán hablado! Porque algunos tiempos verbales solo se usan en textos literarios… por lo que no es muy útil estudiarlos al principio. De hecho, en realidad solo necesitas aprender el presente y un tiempo del pasado. Y es que, en alemán, casi siempre se usa el presente para hablar del futuro. De modo que, con que conozcas dos tiempos verbales, ya podrás expresarte el 80% de las veces, y también comprender a tus interlocutores.

4. Una lengua no tan lejana…

A diferencia de lo que puede parecer a priori, existen similitudes entre el alemán y otras lenguas europeas. Por ejemplo, en palabras como «die Butter» o «das Bier«, puedes ver el parecido con el inglés… ¿Verdad? También hay muchas palabras con raíces latinas que se parecen a palabras de origen italiano, español, portugués o francés. Por ejemplo, «die Generation«, «die Alternative» o «die Kapazität«.

5. ¡La construcción de palabras es fácil!

Es fácil asustarse al ver las larguísimas palabras alemanas… ¡pero no hay que hacerlo! En realidad, lo que nos parece algo complicado no es más que varias palabras unidas. ¡Palabras que probablemente ya conocemos! Las palabras se unen, sin espacios, de manera que de algún modo se simplifica la sintaxis. Una palabra larga simplemente se compone de dos o tres palabras (o más…) que ya conoces juntas.

Por ejemplo: en inglés, se dice «the key of the door of the room» («la llave de la puerta de la habitación»). En alemán, se dice «Zimmertürschlüssel«, que significa literalmente en inglés roomdoorkey (habitación-puerta-llave). Solo hay que leer las diferentes partes de la palabra para entender lo que quiere decir. Y puede que un día incluso seas capaz de inventar tus propias palabras largas en alemán.

¿Necesitas más consejos para entender la gramática alemana? No dudes en visitar nuestra página sobre nuestra aplicación para aprender alemán. Podrás ver que nuestro método se centra en la gramática de base, que es justo la que necesitas para aprender rápidamente a hablar alemán.

Te explicamos la gramática alemana en vídeo

¿Necesitas un resumen? Laura te lo explica en vídeo.

Puedes verlo en nuestro canal de YouTube o a continuación desde este artículo. Se trata de un vídeo grabado en alemán, pero puedes activar los subtítulos en español, alemán u otras lenguas.

¡No olvides suscribirte a nuestro canal de YouTube para más consejos en vídeo!